El Origen de la Leyenda de Zelda

El Origen de la Leyenda de Zelda

El universo de la leyenda de Zelda tiene un origen, narrado en los propios juegos de la saga. Si bien la mayoría de esta historia pertenece a “Skyward Sword”, la creación de Hyrule fue relatada por primera vez en “A Link to The past” y ha sido estructurada en el libro Hyrule Historia. Para conocer el orden en el que los vídeojuegos encajan en la línea de tiempo, visita este artículo anterior en el que detallamos la cronología de Zelda.

La Creación

Antes del tiempo, antes de que la vida y los espíritus existieran, tres diosas doradas descendieron desde una nebulosa distante sobre el caos que era Hyrule. Din, la diosa del poder, con sus brazos llameantes creó la tierra; Nayru, la diosa de la sabiduría, creó la ciencia y la magia aportando el orden a la naturaleza; Farore, la diosa del coraje, creó las formas de vida. Una vez completadas sus tareas, las diosas retornaron a los cielos, dejando tras de sí un legado: la dorada Trifuerza, tres triángulos sagrados.

Diosas

La tierra donde las diosas habían descendido fue conocida con el Reino Sagrado, lugar de descanso original de la Trifuerza, objeto capaz de conceder cualquier deseo a quien lo tocase. Cada una de las partes de la Trifuerza poseía una virtud de las diosas: la Trifuerza de Poder, la Trifuerza de la Sabiduría y la Trifuerza del Coraje. Solo alguien con un corazón fuerte, habilidad innata y un equilibrio entre las tres virtudes convertiría en realidad su deseo, de otro modo, las tres partes de la Trifuerza se separarían.

La Era de la Diosa Hylia

La Diosa Hylia quedó al cuidado de la Trifuerza, protectora de que su poder no acabase en malas manos. Un día, la tierra se abrió y de sus entrañas surgieron fuerzas diabólicas que atacaron a los seres de la superficie, arrasando territorios y asesinando sin piedad. Lideradas por el Heraldo de la Muerte, el llamado Rey Demonio, su objetivo era dominar el mundo, y para conseguirlo buscaban la reliquia todopoderosa, la Trifuerza. Para protegerla, Hylia recogió a los humanos supervivientes y los triángulos sagrados, elevándolos a los cielos sobre un pedazo de tierra, Celestea, más allá del mar de las nubes, donde las fuerzas del mal no los pudiesen alcanzar.

Hylia

Uniendo sus fuerzas a las tribus no humanas, habitantes de la tierra firme, Hylia selló el mal de nuevo, restaurando la paz. Pero el sello era débil, pues Hylia, al ser una diosa, no podía utilizar el poder de la Trifuerza para acabar con las fuerzas del mal, así que renunció a su inmortalidad, preparándose para renacer como humana cuando el sello se debilitase.

La Era del Cielo

El Heraldo de la Muerte envió al demonio Ghirahim a la superficie con la intención de encontrar a la Diosa para liberar a su señor. Utilizando su hechicería para invocar a otros demonios y conquistar el mundo, finalmente localizó a Zelda, que era la reencarnación de Hylia, y la secuestró haciéndola caer en la superficie.
A pesar de la protección que le brindó Impa de la tribu Sheikah, guardianes designados por la Diosa Hylia para custodiar a sus descendientes, Zelda fue finalmente sometida por las fuerzas del mal, y Ghirahim inició un ritual para liberar al Heraldo sacrificando a Zelda. Pero la Diosa había previsto que podría necesitar ayuda en un futuro, y dejó al espíritu Fi al cuidado de la Espada Maestra, un arma que en manos de un héroe verdadero podría derrotar al Heraldo de la Muerte.

Demise

Link, un joven humano que poseía el Espíritu del Héroe, se enfrentó a diferentes pruebas hasta conseguir restaurar el poder de la Espada Maestra, hacerse con la Trifuerza y abatir a Ghirahim, para finalmente derrotar al Heraldo de la Muerte, salvando a Zelda. Pero al ser vencido, el Rey Demonio lanzó una maldición: el poder de su odio le haría reaparecer durante toda la eternidad, para enfrentarse a aquellos que llevasen la sangre de la Diosa y el Espíritu del Héroe, en un ciclo sin fin.

COMENTARIOS

WORDPRESS 1
  • comment-avatar
    Manuel hace 2 días

    Me encanto la información

  • DISQUS: 0

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies