La filosofía de “The Wind Waker”: Segunda parte

La filosofía de “The Wind Waker”: Segunda parte

Continuamos con esta serie de artículos de la filosofía de “The Wind Waker”.  Os recuerdo que los textos aquí expuestos están directamente sacados de la versión NTSC del juego, y por tanto pueden no coincidir en parte con lo que dicen en la edición lanzada en europa, la versión PAL. Además, este artículo está cargado de SPOILERS, así que aviso para no arruinar la experiencia de juego a aquel que todavía no lo haya terminado. ¡Disfrutadlo y comentad qué os ha parecido!

INTRODUCCIÓN

“Bueno, Link…

No estoy muy segura, pero creo que debería intentar volar…”

-Medli

A veces, la vida nos pide que nos aventuremos más allá de nuestras cómodas islas. En el océano, sin ningún tipo de ayuda exterior, debemos confiar en nuestras propias fuerzas para mantenerse a flote.

“The Wind Waker” nos muestra una serie de metáforas y parábolas que representan momentos de la vida, en los que dejamos atrás nuestros pequeños paraísos. El juego nos muestra, además, otra parte del viaje que es la vida de una forma parecida, usando de nuevo metáforas e historias alegóricas. Este conjunto de símbolos e historias se reúnen en un tema común: El descubrimiento de nuestra propia fuerza interior.

Para empezar este artículo, comenzaremos con la historia de Komali, el joven polluelo al que le crecen alas.

EL POLLUELO

Cuando Link llegó a la Isla del Dragón, conoció a la Tribu Orni, una raza que vive con la capacidad de poder volar por el cielo. El líder de la Tribu nos explica como esto está conectado al proceso de madurez de un niño, dando el paso de niño a adulto.

“Como puedes ver, los Orni estamos profundamente conectados con el cielo. Nos ganamos la vida volando. Somos capaces de volar gracias al espíritu del cielo, Valú. Cuando un orni alcanza la madurez, emprende un viaje hacia lo alto de la Isla del Dragón para recibir una escama del gran dragón. Esta escama es la que permite al Orni hacer crecer sus alas”.

-El líder de los Orni

Sin embargo, hace poco que Valú se ha vuelto violento, impredecible, e inaccesible para los jóvenes Orni. Este peligro amenaza con crear un mundo más limitado para las futuras generaciones de Orni:

“Si esto sigue así, los polluelos en edad de madurez jamás podrán recibir su la escama de Valú en lo alto de la Isla del Dragón. Se quedarán sin alas, y de paso, nuestra forma de vida correrá peligro.”

-El líder de los Orni

El líder continúa su historia, presentando a su hijo, Komali:

“Mi hijo, Komali, ya está en la edad para ganarse sus alas…

Aunque… Por alguna razón, es débil… Y vista la situación que vivimos, debería renunciar a conseguirlas…”

-El líder de los Orni

Komali en su habitación con su tesoro

Komali en su habitación con su tesoro

El joven Komali se pasa todo el día encerrado en su habitación, como un pájaro enjaulado. Los días pasan y él se queda asustado y deprimido en el colchón, sin ninguna intención de emprender el viaje hacia Valú. Cuando su padre intenta darle apoyo, Komali se siente irritado:

“Oh, claro, es muy fácil decirme que sea valiente… Como no tiene que ser él el que tiene que pasar tan horrible experiencia… Como no tiene que ser ÉL el que ha de conseguir una escama de Valú.”

-Komali

Aunque su padre le insista en crecer, Komali prefiere vivir como un prisionero, asustado de aventurarse más allá de la jaula de su habitación. La amiga de Komali, Medli, nos explica por qué el chico se comporta de esta forma:

“Tengo la sensación de que debo contártelo, y es que a pesar de lo que él pueda parecer  ahora, el joven maestro Komali es un niño bastante agradable… Su padre, el líder, siempre está bastante ocupado, y aunque Komali nunca se ha quejado de ello, estoy segura de que se ha sentido solo bastantes veces.

Sin embargo, su abuela ha fallecido hace poco, y desde entonces Komali parece como perdido. Ha perdido toda su confianza en sí mismo… Su abuela estaba siempre con él, como ves. Fue una gran, gran mujer…”

-Medli

Igual que Tetra perdió a su madre, Komali perdió a su abuela, la persona que le transmitía confianza. Esto, junto a los peligros que se ciernen sobre su hogar, ha puesto a Komali en una situación verdaderamente difícil. En respuesta a todo esto, Komali se aferra a su única fuente restante de consuelo: La perla de Din, el recuerdo que su abuela le dejó.

“Es extraño… Pero cuando cojo esto, me tranquilizo. Me olvido de todas las cosas malas. Es bastante bonita ¿verdad? Se llama Perla de Din. Mi abuela me la dio. Oh, abuela… Si estuviera aquí, seguro que podría tranquilizar a Valú. Estoy seguro…

¿Qué? ¿Que qué es esto?

Escúchame, puedes mirarla todo lo que quieras, pero no te la voy a dar. Es MÍ tesoro. ¿Entendido?”

-Komali

En cuanto Link consigue calmar a Valú, Komali sufre un cambio en su corazón. Inspirado por el valor de Link, Komali le ofrece a Link la perla y algo de sensatez:

“¡Al darte lo que más valoro, estoy seguro de que eso me dará el valor que necesito para hacer frente a las cosas malas!

-Komali

Al deshacerse de la perla, Komali se libera de la dependencia sobre su abuela. Ya no necesita fuerzas del exterior, aunque su apoyo y amor seguirán estando presentes para guiar a Komali. Pero estas fuerzas ya no vendrán de fuera, sino que existen dentro de Komali, en forma de recuerdo.

Poco después de que Link marche de Isla del Dragón, Komali emprende su viaje hacia Valú para hacer crecer sus alas, en honor de la fuerza que ha encontrado en sí mismo.

GOLPE DE SUERTE

La historia de Komali transmite una moraleja: No hay que depender siempre de la fuerza que nos pueda dar el mundo exterior. A veces, la vida nos ofrece protección y bases sólidas a las que aferrarse. Durante un tiempo, la abuela de Komali estuvo allí para nutrir de fuerzas a su nieto. Pero, inevitablemente, falleció y Komali se quedó solo.

Es el momento en el que Komali debe aprender a depender de sí mismo. Cuando el mundo exterior deja de darte fuerzas, hay que buscarlas en uno mismo.

En Isla Taura, otra historia desarrolla este tema desde ángulos opuestos. Es la parábola de las dos familias y su cambio en la fortuna.

Dolores y Felicitas, antes del cambio

Dolores y Felicitas, antes del cambio

Dolores procede de una familia pobre mientras que Felicitas procede de una familia pudiente. Ambas son secuestradas y llevadas a la Isla del Diablo. Cuando la tripulación de Tetra rescata a las chicas, el padre de Felicitas entrega toda la fortuna de su familia como pago por el rescate. Dolores, sin embargo, se lleva consigo una valiosa colección de colgantes macabros, los cuales venden. Felicitas y su padre caen en la pobreza mientras que Dolores y su padre se vuelven ricos.

Antes del regreso de ambas chicas, el padre de Dolores está en un estado miserable. Una gran tragedia ha caído sobre él y eso hace que se lance hacia extraños, rogándoles que escuchen su historia de dolor. Es un hombre digno de compasión: La vida ha sido cruel con él, y no tiene ningún ápice de fuerzas para seguir adelante. Pero cuando el destino le asesta un golpe de suerte, la naturaleza codiciosa de su alma sale a la luz:

“¡Dinero para esto! ¡Dinero para aquello! ¡Un poco de dinero por aquí! ¡Un poco de dinero por allí!

Dinero, dinero, dinero… ¡Buah Ja Ja Ja JA!

 ¡El dinero hace que el mundo gire! ¡Ye Je Je Je Je Je!

¡Me bañaré en dinero de nuevo! ¡El baño del dinero! El único baño que te hace sentirte asqueroso… ¡¡¡ASQUEROSAMENTE RICO!!!”

-El padre de Dolores

Vale la pena señalar que la palabra “golpe de suerte” significa buena fortuna inesperada, es decir, una fortuna que no ha sido lograda a través de un duro trabajo.

El padre de Dolores, el tacaño

El padre de Dolores, el tacaño

Cuando el tesoro cae repentinamente en las manos de este débil e indefenso hombre, se convierte automáticamente en alguien frío y arrogante. Igual que Komali, esta figura infantil se contenta con sentarse en su estrecha habitación y contemplar sin cesar su preciado tesoro.

“Es MI tesoro. ¿Entendido?”

-Komali

Komali al principio es un personaje débil, miserable. Pero Komali crece. Realiza su viaje hacia la cima de la Isla del Dragón para ver a Valú. Y gracias a este viaje, le crecen las alas que le permitirán convertirse en un pájaro del cielo.

Pero el padre de Dolores, es el polluelo al que nunca le crecerá ninguna ala.

“Una vez fui un poco pobre, ya sabes.  Por aquel entonces, soñaba con tener mi propio barco… Un barco que usaría para ir a buscar un tesoro…

¡Pero mira ahora mi asquerosa riqueza! ¡Persigue tus sueños, pequeño erizo!”

-El padre de Dolores

Cuando era pobre, era impotente y miserable. Siendo un hombre rico, se sienta en su alta pila de riquezas y se burla de todos los que están bajo él. Este comportamiento contrasta con su vacío interior, si su reciente riqueza desapareciera repentinamente, esa felicidad egoísta desaparecería también.

El padre de Felicitas, el indigente

El padre de Felicitas, el indigente

Por otra parte, el padre de Felicitas regala todo el dinero que tenía acumulado por el bien de su hija. Este hombre pierde todas sus posesiones materiales, pero encuentra algo mejor en su lugar:

“¡Hemos tocado fondo! Pero… Mi pequeña Felicitas está sana y salva en el hogar al que pertenece, así que no me puedo quejar. Una hija es mucho más importante que el dinero.

Ser pobre tiene que ser bastante duro… Tú me echas un vistazo y eso es lo que enseguida piensas de mí, ¿verdad?

Y entonces yo te pregunto ¿Y eso por qué? Está claro, algunos días pueden ser algo duros, pero las cosas buenas siguen sucediendo ¿no crees? El dinero no hace que el sol brille, ya sabes lo que quiero decir.

Mi hija y yo nos las hemos arreglado para conseguir una vida decente, y en el proceso, me he dado cuenta de una gran verdad…

Hay algo más importante que el dinero en el mundo…

Creo que, por fin, he llegado a comprender lo que es la verdadera felicidad.
… Y estoy agradecido por ello.”

-El padre de Felicitas

Igual que Komali cuando se desprendió de su perla, el padre de Felicitas al deshacerse de su dinero encontró algo intangible que mejoró su calidad de vida.

EL CODICIOSO

“¡A veces existen extrañas circunstancias que hacen que las personas hagan lo que hacen! ¿Cómo puedes ser tan cerrado de mente?”

-Felicitas

Felicitas y la caja fuerte

Felicitas y la caja fuerte

Felicitas se encuentra en una frágil situación: Es una niña refugiada que de repente ha perdido todo. La vida se le ha vuelto terriblemente difícil, pero en lugar de afrontarlo, intenta revivir su infancia perdida. Por tal de recuperar su riqueza y  la seguridad que ella le proporcionaba, se convierte en una ladrona.

En mitad de la noche, Felicitas se acerca a una caja fuerte que se encuentra al aire libre e intenta romper la cerradura. Pero Link la pilla con las manos en la masa, y se declara a sí mismo como un aliado de la justicia. Felicitas, a continuación, le suplica a Link:

“¿Podrías al menos escuchar las circunstancias en mi vida que me han llevado a hacer esto? Por favor, ¡me debes eso!

Yo… Fui una vez la pequeña debutante más rica del pueblo. ¿Lo sabías?

Pero un día, un monstruoso pájaro llegó y me secuestró en un lugar terrible llamado la Isla del Diablo, donde fui encerrada y cautiva. Oh, ¡fue horrible!

Mi padre se gastó hasta la última rupia de sus arcas por tal de rescatarme.

¡Eso es! Hasta la última pizca de nuestra fortuna familiar se ha ido…

Y así fue como mi vida de pobreza comenzó.

Ahora, todos los días, desde que amanece hasta que anochece, estoy ocupada trabajando para esta tienda al aire libre.

Así que, como puedes ver, al menos yo estoy intentando resolver el cómo salir de esta vida de pobreza.”

-Felicitas

Ganondorf y la Trifuerza

Ganondorf y la Trifuerza

Otra escena parecida se muestra durante el final de “The Wind Waker”. Ganondorf se prepara para poner su mano sobre la Trifuerza dorada, el tesoro de los dioses capaz de conceder deseos. Al robar de los demás – Secuestrando a Abril, Dolores, Felicitas, y difundiendo la desgracia por el Gran Mar – Gandondorf consigue acceder a esta reliquia tan cuidadosamente custodiada. Al igual que Felicitas, planea usar este tesoro robado para restaurar su paraíso perdido, el reino caído de Hyrule. Cuando la alianza de la Justicia se enfrenta al Rey de los Ladrones, Ganondorf aprovecha para explicarnos las circunstancias de su vida:

“Mi país se encontraba en un vasto desierto. Cuando el sol ascendía al cielo, un viento abrasador golpeaba mis tierras, quemando el mundo. Y cuando la luna ascendía a la oscuridad de la noche, un vendaval gélido atravesaba nuestros hogares. No importa cuando venía, pues el viento siempre nos traía lo mismo… Muerte.”

-Ganondorf

Felicitas se para en mitad de su historia y le pregunta a Link, “¿No te llega al corazón? ¿Qué piensas sobre los trágicos eventos que han ocurrido en mi triste vida?

“Es terrible,” responde Link.

Felicitas continúa con su historia:

“Y para empeorar las cosas, por alguna razón no me puedo imaginar, que la detestable Dolores, que siempre ha sido la chica más pobre del pueblo, ¡de repente sea asquerosamente rica! ¡De entre todas las personas, Dolores! ¡Me cabrea tanto que haría cualquier cosa terrible! ¡Grrrr!”

-Felicitas

Y Ganondorf, también continúa su historia:

“Pero los vientos que soplaban en los verdes campos de Hyrule trajeron algo más que sufrimiento y ruina. Supongo… Que siempre he envidiado ese viento.”

-Ganondorf

Felicitas y Ganondorf confiensan sentirse envidiosos de aquellos que gozan de mejor fortuna. Y no es un sentimiento irracional. Sin embargo, esta envidia los conduce a ambos a intentar realizar actos terribles. Centran sus miradas en un tesoro externo que no les pertenece. Y a medida que intentan apoderarse de este tesoro y hacerlo suyo, comprometen algo intangible que se encuentra en su interior.

LA FUERZA INTERIOR

“La belleza no viene de lo que ves… Sino de lo que está dentro de ti.”

-Nangle

La parábola del hombre rico y el hombre pobre está relacionada con la relación entre Ganondorf y el Rey de Hyrule. El padre de Dolores representa a Ganondorf, el ser digno de compasión que lucha por mantener vivo a su pueblo en ese duro desierto. Y el padre de Felicitas representa a Daphness Nohansen Hyrule, el rico rey que vive en una tierra de prosperidad.

El padre de Dolores y Ganondorf, malditos con la adversidad

El padre de Dolores y Ganondorf, malditos con la adversidad

 

La transformación de ambos padres presagia el resultado del conflicto entre Ganondorf y Daphness. Cuando el glorioso tesoro cae en las manos del padre de Dolores, se convierte en un miserable egoísta. Y al igual que el despreciable Ganondorf, cuando se prepara para tocar el triforce, las palabras que escoge pronunciar en ese momento le traicionan, mostrando el verdadero carácter que guarda en su interior:

“¡¡¡Que Hyrule sea mía!!!”

-Ganondorf

“Dinero, dinero, dinero… ¡Ja ja ja ja ja!”

-El padre de Dolores

En ese momento, el Rey de Hyrule se interpone el camino de Ganondorf y pide su deseo, el fin de Hyrule. Aunque el ama su reino perdido, Daphness prefiere liberarlo para que los niños, Link y Tetra, puedan construir un nuevo futuro en su lugar.

“¡Esperanza! ¡Eso es lo que deseo para estos niños! ¡Dadles un futuro!”

-El Rey de Hyrule

“Una hija es mucho más importante que el dinero.”

-El padre de Felicitas

El Rey de Hyrule y el padre de Felicitas, bendecidos con la prosperidad

El Rey de Hyrule y el padre de Felicitas, bendecidos con la prosperidad

Cuando rechazan el gran tesoro, El padre de Felicitas y el Rey de Hyrule son capaces de encontrar el valor para enfrentarse al futuro. El padre de Felicitas se enfrenta a su nueva vida de pobreza, mientras que el Rey acepta su propia muerte.

Esta parábola nos presenta un patrón bastante preocupante: Personajes sin fortuna en la vida como Ganondorf o el padre de Dolores se convierten en algo peor cuando tienen la suerte de poder mejorar sus vidas. Este patrón se extiende a Tetra y a toda su tripulación también – Por muy agradables que sean, fueron capaces de dejar al padre de Felicitas seco de dinero sin ninguna razón real, por puro egoísmo. Quizás este es uno de los peligros de la vida de un marino. La gente necesita fuentes de comodidad y fuerza, y estar demasiado tiempo expuesto a estar vacío podría llegar a endurecer su corazón.

La desafortunada Felicitas ha perdido su pequeño paraíso y lucha por seguir adelante. Consiguió salir de una jaula, pero sus acciones podrían llevarla a otra: Pues Isla Taura también cuenta con una prisión, después de todo.

Por un momento, el destino de la chica está en las manos de Link. Si Link le permite escapar después de escuchar su historia de dolor, Felicitas se ríe para sus adentros.

“¡Adiós! ¡Je je je je je!”

-Felicitas

Y tan pronto encuentra otra oportunidad, vuelve a la caja fuerte e intenta saquearla de nuevo.

Pero si Link se niega a dejarla escapar, ella le pregunta por qué. Link le responde: “Porque soy honesto.” Y Felicitas le contesta:

“Es verdad… Sé que estoy discutiendo por nada… Pero ser tan pobre le debilita a una el alma… Pero… ¡Es hora de que deje de ponerme excusas tontas!

Muchas gracias… Gracias a ti, no he tenido que degradarme al nivel de un vulgar ladrón. ¡Nunca volveré a hacer algo así!

Ahh… ¡Qué agradable sensación! He dejado atrás todas mis preocupaciones. ¡Guau! ¡De hecho, me siento renovada!

Déjame al menos agradecértelo. Por favor, ¡toma esto! Es una pequeña botella de vidrio cristalino… Es tan hermosa. Ojalá mi alma pudiera ser tan hermosa. ¡Oh! ¿Qué estoy diciendo?

Cuando vives en la pobreza, puedes decir las cosas más cursis que quieras y sin pestañear.”

-Felicitas

Felicitas deja atrás toda idea de volver a robar y deja de lado su obsesión con vivir como en el pasado. Vuelve a trabajar con la vista enfocada al futuro, determinada a construir unos nuevos cimientos para ella y su padre. En esta vida tan difícil, Felicitas aprende a confiar en su propia fuerza.

Como Felicitas, su padre, y Komali descubren, en el momento en el que las fuentes de fuerzas exteriores nos abandonan, esas fuerzas han de proceder de nuestra fuerza interior.

Esta fuerza interna puede sustentar a una persona cuando el mundo que le rodea se convierte en un mundo duro y triste.

Fuente: Zeldauniverse.net

 

COMENTARIOS

WORDPRESS 4
  • comment-avatar
    OscarPellicer hace 7 años

    Muy bueno Rinku! Me gusta lo que publicas, es curioso y trabajado.

    Animo y a seguir asi! Con este tipo de entradas da gusto!

    • comment-avatar
      Rinku hace 7 años

      ¡Muchas gracias por tu comentario! Animan a uno a seguir adelante con este tipo de proyectos, que son bastante extensos. Espero tener listo la siguiente entrega en breve 😉

      ¡Un cordial saludo!

  • comment-avatar
    OscarPellicer hace 7 años

    Lástima que este tipo de trabajos no estén reconocidos… Da gusto leerte Rinku.

    Un saludo! (y hasta siempre)

  • comment-avatar
    Aeris-Sakuradelari hace 7 años

    ¡Por Dios! ¡Cuánto melodrama! xD
    Y bueno Rinku, con estos artículos me pregunto ¿Los desarrolladores habrán puesto las cosas así a propósito? ¿O es que los fans vemos más allá de lo que es?
    ¡Gracias por tu trabajo!

  • DISQUS: 4

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies